//NUTRICIÓN EQUINA: ¿DE QUÉ SE ALIMENTA UN CABALLO?

NUTRICIÓN EQUINA: ¿DE QUÉ SE ALIMENTA UN CABALLO?

El caballo es un animal herbívoro que, en libertad, pasta más de 16 horas al día. Por ello, cuando los estabulamos, hay que tener en cuenta que la base de su alimentación debe ser el forraje. Normalmente, en caballos que realizan algún tipo de actividad física suele suplementarse con pienso. En algunos casos puntuales, como momentos de actividad muy intensa o tras alguna enfermedad, es necesario contar con la ayuda de algún suplemento nutricional.

LA IMPORTANCIA DEL FORRAJE EN LA NUTRICIÓN

Un forraje de calidad es la base para mantener la salud gastrointestinal de nuestro caballo. El forraje debe estar libre de polvo y de moho, siendo el heno el forraje más idóneo. Como alternativa, aunque menos recomendable, tendríamos la paja que, a pesar de ser más económica, hay que tener en cuenta que apenas aporta energía y proteínas.

horses-2513919_1920

Asimismo, hay jinetes que -por distintas razones- les gusta complementar el forraje con cereales, como la avena. En este caso, es necesario corregir la falta de proteínas con un pienso “balanceador”, complementario de cereales, que además aporte las vitaminas y minerales necesarios.

Respecto a la cantidad a administrar, es muy importante pesar el forraje antes de administrarlo al caballo. Lo ideal es que consuma un gramaje entre el 1% y el 1,5% de su peso o bien 1 kg de forraje por cada 100 kg de peso vivo. Es decir, un caballo de 500 kilos sería idóneo que ingiriese una cantidad superior a 5kg de forraje al día.

¿CON QUÉ FRECUENCIA DEBEMOS ALIMENTAR A NUESTRO CABALLO?

Como indicábamos al inicio del blog, un caballo, por naturaleza, tiende a pastar de forma continua durante la mayor parte del día. De este modo, cuánto más frecuentes sean las tomas mejor calidad tendrá su alimentación.

horse-2562792_1920

No obstante, somos conscientes de que esto no es factible en la práctica; por ello, la frecuencia común de racionamiento suele ser de 3 ingestas al día.

¿CÓMO SE DEBE ADMINISTRAR EL ALIMENTO?

El protocolo para surtir el alimento al caballo debe ser estricto: primero debe aportarse el forraje y, en torno a unos 30 minutos y 1 hora después, el pienso. Recordemos que el estómago del caballo es muy pequeño y no es recomendable administrar más de 2kg por toma, de esta forma evitaremos sobrecargas en su sistema digestivo.

¿CÓMO SE DEBE MODIFICAR LA ALIMENTACIÓN DE UN CABALLO?

Los cambios nutricionales en equinos deben realizarse de manera gradual, ya que es necesario que su flora intestinal se acostumbre al nuevo alimento. El periodo ideal de transición debe tener una duración de 10 días, que es el tiempo aproximado que tarda la nueva flora en acostumbrarse al nuevo alimento.

LA ELECCIÓN DEL PIENSO PERFECTO

La elección del pienso dependerá, principalmente, del tipo de actividad que realice el caballo. Lo importante es que sea un pienso de calidad, para que el caballo necesite menos cantidad por comida y evitemos sobrecargas en su estómago.

Lo ideal sería utilizar un pienso con un contenido moderado en almidón, rico en fibra -que aporta energía y mejora el confort digestivo-, con proteínas de calidad y suplementado con todo tipo de aminoácidos esenciales y vitaminas. Además, la incorporación de prebióticos (MOS) en el pienso ayuda a regular la flora intestinal, lo cual siempre es favorable.

horse-1074867_1920

En el mercado existen multitud de piensos de diferentes gamas, precios y componentes, lo cual hace que el factor económico sea a veces determinante para la elección de un pienso u otro. No obstante, hay que tener precaución, pues lo más importante a la hora de elegir un pienso debe ser:

  1. Adaptación del pienso a la actividad de nuestro animal.
  2. Volumen de la ración de pienso a administrar en cada toma.
  3. Aporte suficiente de los nutrientes que necesita el caballo.

¿QUÉ PROBLEMAS PUEDE PROVOCAR UNA MALA NUTRICIÓN?

Unas pautas de nutrición incorrectas pueden acarrear graves problemas de salud en nuestro caballo. Las afecciones más frecuentes están relacionadas con la falta de fibra, lo que puede producir estereotipias, problemas digestivos, sobrecargas por excesivo consumo de pienso, etc.

Por otro lado, el exceso de almidón produce fermentaciones ácidas que permiten el crecimiento de flora patógena, lo que finaliza en cólicos, diarreas o laminitis. Para evitar el aporte de tanta cantidad de almidón y mantener la energía que necesita nuestro caballo, se pueden administrar aceites directamente encima del pienso. Un aceite que permite que esa energía se libere de forma más lenta es el CURRAGH CARRON OIL de TRM.

Como última recomendación, después de un problema digestivo sería aconsejable repoblar la flora intestinal con un probiótico como, por ejemplo, el TRANSVITE.

REC.PNG

PRODUCTOS RECOMENDADOS POR EQUINVEST

PIENSOS ROYAL HORSE

 

 

 

Por | 2018-09-27T19:13:04+00:00 27 septiembre 2018|Sin categoría|

About the autor: