//Caballo Sangrador

Caballo Sangrador

Nos encontramos en plena temporada de carreras en el hipódromo y es muy importante que los caballos lleguen en unas perfectas condiciones al momento de las carreras.

El día de la competición se realiza un esfuerzo muy intenso en un corto periodo de tiempo lo que convierte las carreras de caballos en una de las actividades hípicas de mayor exigencia.

Por todo esto, el Pura Sangre Inglés de carreras es susceptible a padecer distintas patologías. Una muy frecuente es la conocida como “Caballo Sangrador” o Hemorragia Pulmonar Inducida por el Ejercicio (HPIE)

La HPIE, se define como la presencia de sangre de origen pulmonar en las vías aéreas, posterior a la realización de un esfuerzo físico fuerte, como pueden ser las carreras de caballos o cualquier disciplina en la que el caballo presente una frecuencia cardíaca mayor a 240 latidos por minuto.

¿A qué caballos afecta más la HPIE?

La Hemorragia Pulmonar Inducida por el Ejercicio no es una afección única de los caballos de carreras, cualquier caballo puede desarrollar sangrado pulmonar.

Diversos estudios indican que los caballos más propensos a ser “Caballos Sangradores” son:

  • Caballos de carreras: 60 a 70%
  • Caballos de salto: 25 a 40%
  • Caballos de polo: 20 a 25%
  • Caballos miniatura o raza Falabella: 10%

¿A qué se debe la hemorragia pulmonar?

Los pulmones del caballo están formados por estructuras en forma de pequeños sacos llamados alveolos. Estos se combinan con los capilares formando la barrera alveolo-capilar.

A través de esta barrera se realizará el intercambio entre el oxígeno, que irá al torrente sanguíneo, y el dióxido de carbono que será expulsado mediante la respiración.

Las características anatómicas del pulmón hacen que el caballo sea susceptible de sufrir sangrado ya que los capilares pulmonares son muy débiles. Cuando los niveles de presión sanguínea son elevados (por ejemplo, durante un trabajo intenso), se sobrepasa la resistencia capilar, éstos se rompen y provocan una hemorragia pulmonar.

Solamente con la aceleración que realiza el caballo de carreras cuando sale de los “cajones” (17 metros/segundo) puede aumentar la presión pulmonar del caballo y provocar el posterior sangrado.

Además, dentro de las causas de HPIE se deben considerar:

  • La presencia de parásitos pulmonares.
  • Enfermedad pulmonar crónica.
  • Obstrucción parcial de las vías aéreas superiores.
  • Defectos de la coagulación sanguínea.
  • Compresión de la caja torácica durante la carrera.

La disminución de la capacidad pulmonar debido a la obstrucción de las vías aéreas inferiores y/o superiores se le otorga una gran importancia en la presentación de la patología ya que provocan una interrupción súbita del flujo de aire hacia el pulmón.

En conclusión, cualquier patología que lleve a un cambio en las presiones normales del pulmón, se considera como posible causa de HPIE.

Estudios han confirmado que la región típica de lesión suele coincidir en la zona superior y trasera del pulmón.

¿Cómo se manifiesta esta Hemorragia Pulmonar?

Esta patología puede aparecer con y sin sangrado nasal visible. Cuando no hay sangrado visible lo que nos hará sospechar de él será una disminución del rendimiento deportivo del animal.

La gravedad de la HPIE reside en el bloqueo de las vías respiratorias durante un ejercicio intenso, influyendo en el rendimiento del animal y pudiendo llegar en casos extremos al bloqueo total de las vías respiratorias.

Existen una variedad de técnicas posibles para determinar la presencia y severidad de la HPIE. Entre las más utilizadas se encuentra la endoscopia pulmonar, el lavado bronquio-alveolar y el aspirado traqueal. La utilidad de estos métodos depende, en gran medida, del tiempo entre que el ejemplar realiza el esfuerzo físico y el momento del examen, ya que cuanto menor sea el tiempo, más eficaz es la prueba diagnóstica.

¿Cómo prevenir que nuestro caballo sea un “Caballo Sangrador”?

Al tratarse de caballos de competición el control de las sustancias que dan doping positivo tiene que ser exhaustivo. Por lo que es necesario utilizar productos naturales, que refuercen la integridad de los capilares y regulen la presión sanguínea.

Hemorex de TRM ha sido formulado para apoyar la función pulmonar de los caballos. Es una única combinación de Vitamina K y Vitamina C. La primera se necesita para activar las proteínas encargas de la coagulación de la sangre. La Vitamina C protege y da elasticidad a los capilares sanguíneos.

Gracias a las dos presentaciones podremos dar el suplemento diariamente de mantenimiento (Hemorex Powder y la mañana antes de la carrera o de realizar un entrenamiento intenso como dosis de choque (Hemorex Paste).

hemorex TRM.jpg

 

Cabe destacar la nebulización como tratamiento preventivo de la HPIE, proporciona muy buenos resultados y se encuentra a disposición de todo el mundo.

Nebulizador Flexineb con silvaplex

 

Con un nebulizador como el Flexineb 2 se puede nebulizar al caballo de una forma rápida y sencilla. Es un equipo de gran versatilidad que nos permite usar desde aceites esenciales hasta medicamentos prescritos por nuestro veterinario.

 

 

Para evitar las hemorragias definidas, se debe nebulizar al caballo una semana antes de la carrera con SilvaPlex. Así se reducirán la posibilidad de aparición de sangrado pulmonar. SilvaPlex es una solución natural que tiene el poder curativo de la plata quelada (propiedades bactericidas, anti víricas y fungicidas).

 

 

 

 

 

 

Por | 2018-03-05T13:54:10+01:00 21 junio 2017|Sin categoría|

About the autor: