//Úlceras Gástricas Equinas

Úlceras Gástricas Equinas

El Síndrome Ulcerativo Gástrico Equino o SUGE es una patología de alta prevalencia en équidos. Afecta a caballos de todo tipo y de todas las disciplinas.

¿Por qué los caballos padecen úlceras de estómago?

Para poder entender el SUGE tenemos que comprender primero la anatomía gástrica del caballo.

El estómago equino presenta una capacidad de 8-16 litros y está situado junto al diafragma en el lado izquierdo del cuerpo.

El estómago del caballo se divide en dos partes una parte glandular y una parte no glandular.  Ambas zonas están separadas por un borde replegado llamado Margo Plicatus

  • La parte glandular ocupa dos tercios de la superficie total del estómago. Esta zona contiene glándulas encargadas de producir ácido clorhídrico y pepsina que actúan en la digestión de los alimentos.
  • La zona no glandular ocupa un tercio del estómago y está tapizada con un tejido similar al del esófago (mucosa escamosa). Esta no cumple ningún papel de absorción ni secretor de jugos gástricos, sólo actúa como reservorio de la ingesta.

estomago caballo

La ulcera gástrica se desarrolla por un desequilibrio entre los factores protectores y los factores dañinos en el ambiente de la mucosa gástrica.

El estómago del caballo secreta continuamente jugos gástricos, sustancias ácidas que dañan la zona no glandular del estómago. La sustancia natural que mejor disminuye el efecto de los jugos gástricos es la saliva que se produce durante la ingesta.

El caballo es un animal que en libertad come durante casi todo el día. Esta forma de alimentarse provoca una secreción salivar constante y un continuo llenado gástrico. Protegiéndose, de esta manera, las paredes del estómago por el contacto con los ácidos gástricos.

Las causas de la aparición de ulceras gástricas son muy diversas y pueden estar asociadas a:

  • Dietas demasiado ácidas: Esto se debe a una alta concentración de cereales como la avena.
  • Factores de estrés: Tales como el transporte, cambios del personal que maneja el caballo o el cambio de cuadra.
  • Ejercicio intenso: un trabajo fuerte puede producir isquemia en las paredes gástricas y favorecer la aparición de úlceras. También puede provocarlas el salir a trabajar con el estómago vacío.
  • Mal manejo: Los largos periodos de ayunas favorecen la aparición de la patología al superar la producción de jugos gástricos a la secreción de saliva.
  • Uso de antinflamatorios no esteroideos (AINES)
  • Presencia de parásitos: Tales como GasterophillusHabronema muscaeHabronema (microstoma), Draschia megastoma.

¿Cómo clasificamos las úlceras gástricas?

Las úlceras de estómago se dividen en glandulares y no glandulares, dependiendo de la zona del estómago en la que se encuentren situadas. Dentro de cada categoría se subdividen en grados de severidad de 0 a 4.

  • Grado 0: El epitelio se encuentra intacto y no se observa hiperqueratosis (áreas de enrojecimiento).
  • Grado 1: La mucosa se encuentra intacta, pero existen zonas de hiperqueratosis.
  • Grado 2: Presencia de lesiones pequeñas, aisladas o multifocales.
  • Grado 3: Lesiones superficiales grandes, aisladas o extensas.
  • Grado 4: Lesiones extensas con áreas ulcerativas profundas.

gracos ulceras gastricas

¿Cómo puedo detectar que mi caballo padece úlceras gástricas?

Los síntomas son muy variados. Pueden presentarse como dificultad para ganar peso, mal pelaje, diarrea, cólicos recurrentes, bruxismo (rechinar los dientes) o falta de rendimiento durante la competición, aunque también existe una presentación clínica asintomática.

Raramente se llega al diagnóstico final sólo con los signos clínicos. La prueba que verdaderamente certifica la presencia de úlceras gástricas es la gastroscopia. Mediante esta técnica se introduce un endoscopio hasta el estómago del caballo, revisamos el interior del mismo y observamos las lesiones si es que las hay.

¿Cómo se puede tratar el SUGE?

Una vez diagnosticado el SUGE se deberá realizar un tratamiento a base de inhibidores de la secreción de ácido en el estómago (por ejemplo, el Omeoprazol). Deberemos recordar que algunos de estos medicamentos dan dopping positivo y que hay que retirarlos días antes de la competición.

Aunque, como en todo, el mejor tratamiento de las úlceras gástricas comienza con una buena prevención de la aparición de las mismas.

Para impedir esta patología deberemos realizar algunos cambios en el manejo de nuestro caballo.

  1. Reducir el consumo de cereales y aumentar la ingesta de derivados de la alfalfa (regula el PH) y de alimentos que aumenten el tiempo de masticación (por ejemplo, pienso en forma de chaff).
  2. Reducir factores de estrés en el manejo diario.
  3. El caballo no debe salir a trabajar con el estómago vacío. Siempre es recomendable administrar una pequeña cantidad de heno antes de salir de la cuadra.
  4. Reducir los periodos de ayunas. Es muy importante que el caballo coma fibra durante todo el día para favorecer la secreción de saliva y el llenado gástrico.
  5. Mantener una buena pauta de desparasitación.

Equinvest conoce perfectamente la importancia y repercusión del SUGE en la vida deportiva de los caballos. Es por ello que, recomiendan los mejores productos para su tratamiento y prevención, como GNF de TRM.

Avalado por estudios científicos, este suplemento proporciona:

  • Carbonato de calcio e hidróxido de magnesio: estabilizan los fluidos gástricos.
  • Extracto de algas marinas (Laminaria Hyporborea): protegen de la acidez gástrica la zona no glandular del estómago.
  • Fructooligosacáridos: constituyen el sustrato alimenticio de la flora beneficiosa en el intestino.
  • Glutamina: aminoácido indispensable en la reparación de las células epiteliales.
  • Treonina: aminoácido cuya deficiencia puede limitar la síntesis intestinal de mucina (glucoproteína que forma una delgada capa adherente protegiendo así la mucosa gástrica).
  • Olmo americano (slippery elm), una mezcla compleja de polisacáridos ricos en mucílagos que, al mezclarse con agua, crean una capa mucosa protectora en el sistema digestivo.

Sus dos presentaciones, tanto en pasta como en pellets, ayudan a administrar dosis de mantenimiento o de choque respectivamente.

GNF para ulceras gastricas

Por | 2021-08-06T09:17:42+02:00 28 junio 2017|Nutrición y digestión|

About the autor: