¿Cómo mantener unos cascos sanos?

¿No sabes cómo mantener unos cascos sanos para tu caballo? ¡No te pierdas este post!

¿Qué son los cascos de un caballo?

Los cascos son una parte fundamental de nuestros compañeros equinos, porque como bien sabemos: “sin pie no hay caballo”.

Para empezar, vamos a definir que es el casco y de que partes se compone.

El casco es un estuche córneo que recubre la parte más distal o inferior de la extremidad del caballo. Contiene toda una serie de partes que, cuando están sanas, hacen del casco una estructura capaz de soportar fuerzas enormes, protegiendo las partes internas que encierra el mismo.

El casco de un caballo se divide en tres partes:

  • Suela
  • Ranilla
  • Pared del casco, que, a su vez, se divide en: Lumbres (parte anterior central), Cuartas partes: son dos y se sitúan a ambos lados de las lumbres y talones: también dos y situados en la parte trasera.

¿Sabes cómo mantener unos cascos sanos?

Para mantener unos cascos saludables existen varios consejos que debes de tener en cuenta:

La alimentación de tu caballo

La alimentación: dentro de ella, cabe destacar los aminoácidos azufrados que favorecen el crecimiento y la dureza del casco. La biotina: que influye directamente en la estructura y la elasticidad del casco. La vitamina A. Cuyo déficit produce una inflamación del borde coronario del casco y los minerales y oligolementes como el cobre, zinc, magnesio, selenio y calcio.

Desde Equinvest recomendamos el Hoofmaker Biotin (formato en pellets y en polvo). Suplemento que aporta todos los nutrientes necesarios para el mantenimiento de unas condiciones óptimas de salud de los mismo.

Factores genéticos

Hay algunos caballos más predispuestos a sufrir problemas relacionados con los cascos que otros.

El deporte

El movimiento favorece la irrigación de los cascos y con ellos la cantidad de nutriente que recibe.

El tipo de suelo

El caballo tiene que adaptarse al tipo, si se realiza un cambio brusco de suelo, por ejemplo, de hierba a pavimento necesita un periodo de adaptación, sobre todo en caballos descalzos.

La higiene

Este aspecto es fundamental, por ello deberás de limpiar los cascos antes y después del trabajo. También es necesario mantener el box y la cama limpia.

Herraje y/o recorte.

Es otro aspecto que hay que cuidar si quieres que tu caballo disfrute de unos cascos sanos. Un buen herraje puede corregir deformidades e incluso ayudar a recuperar el movimiento de tu caballo a la hora de realizar alguna disciplina concreta.

Cascos caballos

 

La hidratación

En condiciones de sequedad los cascos pueden endurecerse y también resquebrajarse. Para prevenirlo es conveniente lavarlos y después aplicar una grasa o aceite para evitar que se evapore y mantenga unas condiciones de humedad óptima.

El Hoof Conditioner es una  grasa para el mantenimiento de la salud del casco. Ayuda a mantener un casco flexible. Aporta un brillo perfecto en la superficie del casco. Previene la formación de grietas y la sequedad del casco.

Por su parte el Hoof Oil: es un aceite para cascos de alta calidad que ayuda a mantener el casco flexible e hidratado, además de aportar un acabado espectacular.

 

Conclusiones

Finalmente, esperamos que este post te haya resultado de gran ayuda para saber cómo mantener unos cascos sanos para tu caballo. Si tienes cualquier duda, puedes contactar con alguno de nuestros veterinarios sin problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio